Volver atrás

Cómo empezar a exportar chatarra desde la Unión Europea

Es probable que a menudo nos surjan dudas sobre la exportación de residuos y materiales reciclables a países extranjeros. A priori, esta acción puede resultar complicada y ajena a nuestro entorno, sin embargo, muchas empresas han optado por romper barreras transfronterizas y apoyar la economía circular mediante la comercialización de material reciclable en países extranjeros y ajenos a la UE. ¿Pero, cuales son algunos de los requisitos básicos a seguir para inicializar tal proceso?

Afortunadamente, España cuenta con una sólida infraestructura de externalización cuyo objetivo es apoyar y sobre todo facilitar la llegada de productos y diferentes tipos de chatarra a países extranjeros. Concretamente, El Gobierno presenta una guía para la exportación y valorización de residuos tanto a países OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, organismo de cooperación internacional compuesto por 38 estados cuyo objetivo es coordinar políticas económicas y sociales) como no OCDE.

Cómo exportar chatarra desde la Unión Europea

En busca de situar a las personas dentro de este contexto y englobar una idea general, estos son los pasos más importantes de dicha guía:

Identificar el procedimiento

El primer paso consiste en identificar el tipo de procedimiento a seguir en función del residuo que se pretenda exportar. Básicamente, el tipo de procedimiento depende de si el destino es un país sujeto a la decisión de la OCDE o no. En países OCDE el registro se realizará por el procedimiento de información general, siempre y cuando el residuo sobrepase los 20kg y esté incluido en alguno de los siguientes campos:

  • Residuos enumerados en el anexo III o en el IIIB del Reglamento 1013/2006 del Parlamento Europeo y del Consejo de la Unión Europea
  • Mezclas no clasificadas en una categoría específica del anexo III del mismo reglamento, de dos o más residuos enumerados en el anexo III, siempre que la composición de las mezclas no perjudique su valorización ambientalmente correcta y siempre que dichas mezclas sean incluidas en el anexo IIIA. El procedimiento de información general consiste en rellenar un anexo adjunto.

Notificación y autorización previa

Posteriormente, se realiza el procedimiento de notificación y autorización previa por escrito. Este proceso se resume en cuatro fases, incluyendo cada fase una serie de documentación a rellenar según los distintos anexos también adjuntos en la guía:

  • Notificación: el notificante presenta a la autoridad competente una serie de anexos en los que se identifican al exportador y al importador, así como el ámbito de la notificación, número total de traslados, cantidad, periodo de tiempo, embalaje, transporte, identificación de los residuos, fianzas o seguros etc.
  • Transmisión de la notificación: si la notificación está debidamente realizada, la autoridad competente deberá, en un plazo de tres días hábiles siguientes a su recepción, transmitir la notificación a la autoridad competente de destino y copias a las demás partes relacionadas.
  • Acuse de recibo: si la notificación está debidamente completada, la autoridad competente de destino enviará acuse de recibo al notificante, y copias a las demás partes relacionadas.  
  • Transmisión de la decisión: todas las autoridades comprometidas disponen de 30 días después de la transmisión del acuse para autorizar sin condiciones, autorizar con condiciones, formular objeciones o transmitir al notificante su decisión motivada.

Documento de movimiento

Por último, después de la autorización, se realiza el documento de movimiento, cuyo fin es dar por cerrado el proceso burocrático y dar pie a la acción. Este también está adjunto en la guía.

Además, existen otros documentos que pueden aportar información adicional a la hora de realizar estas operaciones, como, por ejemplo, el reglamento de la UE Nº333/2011, donde se especifican cualidades y requisitos de la chatarra.

Como se puede observar, los procesos de internacionalización requieren una inversión de tiempo y trámites burocráticos. No obstante, son muchos los beneficios que estos pueden generar. No se debe olvidar, cuando se habla de beneficios, que no solo se hace referencia a ganancias económicas, también se tienen en cuenta la generación de materias primas más sostenibles. Cerrar un ciclo de economía circular mediante la exportación/importación de materiales reciclables favorecerá a los países a ser menos dependientes.

Descubre qué es el Documento de Identificación para el traslado de residuos, necesario en España para su transporte del origen al destino, además del procedimiento que se lleva a cabo.

Otros posts que te pueden interesar

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios.
Puedes aceptar nuestra política de cookies o elegir las cookies que deseas descargar en las opciones.

Configuración de cookies