Volver atrás

Tipos de chatarra

La chatarra, como ya sabemos, es la materia de desecho, formada por trozos de metal de objetos, máquinas o aparatos viejos, que puede ser transformada en material útil. No obstante, en esta clasificación también entran otros tipos de materiales que no son metálicos. Es por ello que en este post vamos a explicar la clasificación de los tipos de chatarra.

Qué es la chatarra

A la chatarra se le denomina al conjunto de trozos de metales viejos o de desecho. Igualmente, también se conoce como chatarra la maquinaria o los aparatos viejos que han dejado de funcionar u otras piezas de metal como monedas o joyas, de menor valor.

Los metales son uno de los recursos que más conviene aprovechar, puesto que, en términos económicos, su producción primaria implica unos costes de inversión y operación bastante elevados. Es de esta forma que existe una alta demanda de chatarra y residuos metálicos para su recuperación y posterior reutilización.

La gran mayoría de la producción metálica actual se desarrolla mediante el reciclado de chatarra, debido a que los metales se pueden recuperar y regenerar repetidas veces sin que el material se vea afectado.

CTA ebook metales rojos 2

Tipos de chatarra

Los tipos de chatarra se clasifican, normalmente, en dos grandes grupos: la chatarra de metales ferrosos y la chatarra de metales no ferrosos.

Chatarra de metales ferrosos

Los residuos de metales ferrosos son aquellos que proceden del hierro y/o el acero, y también las aleaciones y los diferentes tipos de hierro o acero. Es por ello que también son denominados como chatarra para la fundición. Estos se utilizan, sobre todo, por su durabilidad y su resistencia. En gran medida, encontrarás metales ferrosos en la construcción de automóviles, ferrocarriles, tuberías a gran escala, viviendas o contenedores industriales. La mayoría de ellos son magnéticos en cierto grado, por lo que también son útiles para la producción de electrodomésticos y motores.

Sin embargo, este tipo de chatarra tiene una característica negativa, y es que son susceptibles a la oxidación cuando son expuestos a elementos climáticos durante periodos de tiempo prolongados. 

La chatarra ferrosa se clasifica en tres grupos:

  1. Chatarra de la industria: aquella que procede del sector industrial (fabricación de productos), es decir, todos aquellos residuos industriales que resulta tras la utilización industrial de cualquier metal.
  2. Chatarra de rebaba
  3. Chatarra de carburantes

Chatarra de metales no ferrosos

La chatarra de metales no ferrosos es, normalmente, más maleable y liviana, lo que la hace ideal para situaciones que demandan resistencia sin gran peso: como en el enlatado o en la construcción de aeronaves. Generalmente, se usan por sus características individuales.

Igualmente, puedes encontrarlos en exterior, gracias a su alta resistencia al óxido y la corrosión, siendo la opción perfecta para tuberías de agua, techos y señales de tráfico. Además, estos metales no son magnéticos, por lo que son también usados como pequeños componentes electrónicos y cables.

Algunos ejemplos de chatarra de metales no ferrosos pueden ser:

  • El cobre se extrae de cables, tubos, hilos de PVC o motores eléctricos. Este material se puede encontrar en menaje de cocina o, mayoritariamente, en todo lo relacionado con tuberías.
  • El aluminio se encuentra en lingotes, perfiles, recortes y otros. Se trata de un material con el que se pueden fabricar cubiertos o latas.
  • El latón es obtenido en forma de virutas, recortes, estañados o hilos. Todos los sobrantes de este material se pueden usar para elementos decorativos.
  • El bronce normalmente se usa en maquinaria industrial, y puede recuperarse para el uso de enseres decorativos y el sector de la joyería.

Beneficios del reciclaje de chatarra

Los metales cuentan con una gran capacidad de regeneración durante el proceso de reciclaje, lo que hace que sea una gran oportunidad para crear conciencia sobre la importancia de su recuperación para el cuidado del medio ambiente. Estos son los beneficios más importantes de la reutilización o reciclaje de chatarra.

Menor consumo de recursos naturales

Al aumentar el uso de materiales reciclados, se consigue cuidar el medio ambiente y ayudar a una mayor preservación de los recursos naturales, reutilizando las materias primas recuperadas a través del proceso de reciclaje de chatarra.

Reducción de la generación de residuos

Gracias al reciclaje de chatarra y a la clasificación y su tratamiento durante la gestión de residuos, se logra de nuevo el metal listo para su reutilización en nuevos procesos de producción. De esta forma, se recupera la materia prima que, de otra forma, hubiera acabado en el vertedero. Por ejemplo, la construción es uno de los sectores que más residuos genera, y la chatarra es uno de los principales materiales de construcción reutilizables.

Reducción de la contaminación del aire y el agua

La acumulación de residuos en vertederos produce altos niveles de contaminación en el aire y el agua. Es por ello que una gestión correcta de los residuos y su reciclaje genera una reducción de residuos sólidos metálicos y, en consecuencia, disminuye la contaminación.

Desde ScrapAd, la plataforma de referencia en la compra y venta de chatarra y materiales reciclables, esperamos que te hayamos aclarado los diferentes tipos de chatarra que existen. Descubre cómo puedes acceder a la venta de chatarra o a la compra de chatarra.

Otros posts que te pueden interesar

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios.
Puedes aceptar nuestra política de cookies o elegir las cookies que deseas descargar en las opciones.

Configuración de cookies