Volver atrás

Identificación y código de los plásticos

La existencia en el mercado de muchos tipos de plásticos y polímeros y de sus posibilidades de reciclaje, motivó la creación de unos códigos de identificación, cuyo símbolo data de 1970. Este primer documento de identificación fue creado por un grupo de estudiantes que participaban en un concurso de la Container Corporation of America. El símbolo refleja el proceso del reciclaje: desde la recogida del material, el proceso de reciclado y la compra de esos productos ya reciclados.

Los códigos de identificación del plástico como tal, sin embargo, llegaron años más tarde por la Sociedad Estadounidense de la Industria del Plástico. Se originaron en 1988 con el objetivo de facilitar la identificación de cada tipo de plástico y poder separarlos adecuadamente, haciendo una gestión correcta de estos.

Para esta clasificación de los plásticos se utiliza como símbolo un triángulo con tres flechas sucesivas, que rodean un número del 1 al 7. Este triángulo es conocido como triángulo de Möbius, símbolo universal del reciclaje, e identifica el material con el que está elaborado el producto, así como la posibilidad de ser reciclado.

Clasificación de los códigos de los plásticos

Número 1: PET (Polietileno tereftalato)

El PET es uno de los plásticos más utilizados en los envases alimentarios, gracias a propiedades como su bajo coste de producción, su ligereza y, sobre todo, sus grandes posibilidades de reciclaje.

Número 2: HDPE (Polietileno de Alta Densidad)

Este código de identificación se utiliza para clasificar a los plásticos resistentes a productos químicos, poco flexibles, pero fáciles de fabricar y manejar, como el plástico HDPE. Las aplicaciones más habituales de este plástico son las bolsas supermercado, envases de productos de limpieza, de higiene personal y otros. En cuanto se recicla, puede ser usado de nuevo para el mismo uso que tuvieron al inicio de su vida útil.

Número 3: PVC (Policloruro de vinilo)

Este número de identificación de los plásticos se corresponde con materiales que se caracterizan por tener cloro en su composición, lo que dificulta su reciclaje, como el PVC. Estos, además, destacan por su gran resistencia a los ácidos, así como su dureza, que lo hace ideal para tubos, cañerías, equipamientos médicos y mucho más.

Número 4: LDPE (Polietileno de Baja Densidad)

El polietileno de baja densidad o HDPE se identifica mediante el número 4, y se utiliza para designar a aquellos plásticos muy flexibles y con grandes prestaciones de sellado, por ello lo encontramos usualmente en la industria alimentaria. Asimismo, podemos encontrarlo generalmente en forma de bolsas, envases de laboratorio o comida congelada. Tras ser reciclado, puede volver a utilizarse para contenedores, papeleras, paneles y tuberías.

Número 5: PP (Polipropileno)

El polipropileno es el material ideal para envases que puedan introducirse en el microondas, puesto que sus características principales son la dureza, la barrera al vapor y la resistencia al calor. Esto lo hace perfecto para envases de alimentos que se esterilizan. Es habitual, además, encontrarlo en botes de salsas, tapas y envases de uso médico y veterinario. Una vez ha superado el proceso de reciclado, generalmente es empleado en elaborar cepillas, bandejas o señales luminosas.

Número 6: PS (Poliestireno)

El poliestireno es un plástico que se usa principalmente en bandejas para alimentos, en la industria de los lácteos, para embalajes de electrodomésticos y, también, para fabricar vasos para bebidas calientes. Igualmente, es un material que puede ser reciclado infinitas veces, lo que lo hace tener una larguísima vida útil. Sin embargo, tiene una cualidad negativa, y es que a más de 80ºC libera estirenos. El estireno es considerado cancerígeno por la Agencia de Protección Ambiental y la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer.

Número 7: mezcla de plásticos

En este código se incluyen un amplio abanico de plásticos que son muy difíciles de reciclar. En su mayoría, los artículos clasificados con este número incluyen varios tipos diferentes de plástico en su composición. Normalmente, la mezcla de plásticos la solemos encontrar en gafas de sol, aunque también en algunas botellas de agua o envases alimentarios.

Otros posts que te pueden interesar

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios.
Puedes aceptar nuestra política de cookies o elegir las cookies que deseas descargar en las opciones.

Configuración de cookies